Material a disposición de los participantes: Extremo occidental de la Sierra de Gredos Sistema Central.

EL CASTAÑAR DE EL TIEMBLO

Entorno Natural: Castañar, melojar, pinar y pastizal-matorral. Elementos de Interés Ecológico: Elementos de Interés Geológico: Elementos de Interés Cultural: Los Toros de Guisando y el Pozo de Nieve. Flora destacada: En el pastizal-matorral nos fijaremos en el Cambrón, en las Genistas y en el Enebro Rastrero.


  • pasion contactos mujeres madrid;
  • sexo con negros!
  • hacerse amigo de paradores.

Fauna destacada: La Lagartija Colilarga se deja ver con relativa frecuencia en días soleados. Iniciamos el recorrido en el parking habilitado por el Ayuntamiento de El Tiemblo en el paraje de El Castañar para acoger a los numerosos visitantes de este magnífico bosque.

Visita al castañar

Castañar, rebollar, alisedas, pinares, pastizales En algunos tramos abandonaremos el sendero para adentrarnos en la profundidad de los bosques. Graellsia Ecoturismo.

ESPAÑA OCULTA. CASTAÑAR DE EL TIEMBLO

Calle Tomillo, 3 Bl. San Lorenzo de El Escorial. Madrid Spain.

Designed by Miguel Varona. Esta calle presenta algunas desvia ciones secundarias a izquierda y a derecha, nosotros debemos continuar siempre por la principal y ascendente. Pasado el control la calle se convierte en pista asfaltada, aunque con importantes baches, y ligeramente ascendentemente, que avanza de forma paralela a la garganta de la Yedra por un pinar joven de repoblación.

El Castañar de El Tiemblo en Otoño. Ruta e información de acceso

A los dos kilómetros el maltrecho asfalto deja su paso a una pista de tierra ancha, y bien apisonada, pero con bastante pedregal y algunas rieras que dificultan nuestro camino. Poco a poco el pinar va dejando su paso a castaños y robles que comienzan a jalonar los bordes de la pista.

Apenas doscientos metros después se abre la pista a la derecha con un pequeño aparcamiento, algunas mesas y unas pocas barbacoas, punto final donde debemos dejar el coche. El paraje es muy apacible y pintoresco, dominan los pinares pero se atisban a la derecha los enormes portes de castaños que dan comienzo a la excursión. Nuestra ruta comienza siguiendo la pista que asciente al collado de la Era del Corcho, y a unos doscientos metros, giramos a la derecha a la altura de una empalizada de madera por un sendero que se interna directamente en la frondosidad del castañar.

A partir de este punto, nos sumergimos sin previo aviso en un anciano y embriagador bosque de castaños, algunos de gran porte, que en la época que nos ocupa, llenan el suelo de hojas secas, erizos y castañas, y el cielo de colores que van desde el rojo al ocre por toda la gama de marrones imaginables. Algunos ejemplares son tan impresionantes, que a veces da la sensación de hallarte en un parque organizado solamente para el deleite de los sentidos.

EL CASTAÑAR DE EL TIEMBLO

El sendero avanza bordeando el monte sin apenas desniveles, con algunas curvas y un par de desvios que siempre tomaremos a mano derecha. A unos 20 minutos desde el inicio, el camino asciende ligeramente hasta alcanzar una breve pradera donde destaca un refugio algo cochambroso, pero que se puede utilizar pare refugiarnos en caso de cambio brusco del tiempo.

Tiene 16 metros de perímetro, y su tronco esta totalmente hueco ofreciéndonos una imagen fantasmagórica y fascinante a partes iguales. Los Gigantes de la fuente del Resecadal. El camino modera su ascenso al llegar a un pequeño collado, donde los castaños se aclaran y dejan su paso al roble. Hacia la derecha comenzamos a observar la ladera contraria de la garganta de la Yedra, y su interesante contraste de color.

El Castañar de El Tiemblo en otoño

Justo en este collado se presenta una bifurcación, que debemos tomar a mano derecha, a pesar de que la sensación que se nos presenta sea la de alejamiento del castañar. Poco a poco el camino desciende hasta una vaguada donde de nuevo los castaños se hacen con el dominio, y nos encontramos con ejemplares majestuosos y ancianos, junto a la fuente del Resecadal, pequeño chorro de agua que en verano puede llegar a secarse. Uno de los castaños presenta una brecha enorme en el tronco como si de un pequeño refugio se tratase.


  • El Castañar de El Tiemblo!
  • app para citas gratis.
  • Visitando el Castañar de El Tiemblo.

Es un paraje ensoñador, lleno de pastos verdes, una fuente de piedra y con una gran perspectiva para contemplar las laderas llenas de pinares, serbales, acebos, castaños y robles. En otoño el paraje luce sus mejores galas, y si hace buen tiempo, es un buen lugar para atacar el bocadillo de marras con el que combatir el apetito. Hemos tardado una hora aproximadamente desde donde dejamos el coche, en un paseo sin grandes desniveles y asequible para personas de todas las edades y de toda condición. A partir de aqui el paseo puede darse por finalizado, aunque si disponemos de tiempo, la ruta continuaría por el camino ascendente que busca ya sin remedio el collado de la llanada, en la divisoria de aguas, al que se llega en unos 20 minutos, y desde el que se contempla la vertiente sur del macizo de Gredos, el comienzo del valle del Tietar, y una perspectiva general de la garganta de la Yedra.

Es un punto idoneo para la contemplación de las aves, pues constituye un paso obligado en la migración de muchas especies, algo que es aprovechado por los cazadores en las épocas oportunas. Para la tarde tenemos algunas opciones complementarias.